¿Qué puedo esperar de la operación?

Alégrese de su operación – su vida se va a mejorar notablemente
¿Cuáles son las metas que se espera cumplir con la operación?

Terminar el curso progresivo del lipedema

El Lipedema como enfermedad que afecta la distribución de grasa es un proceso crónico que suele empezar durante la pubertad y en el transcurso de la vida. Embarazos o medicamentos pueden ser factores desencadenantes para que el tejido adiposo crezca de una manera incontrolable en los brazos y las piernas. Las manifestaciones de la enfermedad pueden ser diferentes en las mujeres, pero el principio básico siempre es el mismo. En todos los estudios que han sido publicados y según nuestra experiencia quirúrgica que hemos acumulado en los últimos 15 años, podemos asumir que el tejido adiposo en las zonas operadas del cuerpo no se regenera. Con una operación en un estadio temprano de la enfermedad podemos hablar de una «curación». Entonces es razonable proceder con un tratamiento quirúrgico lo más antes posible. En la mayoría de los casos, sin embargo, se ha comprobado quue una una alteración del metabolismo sigue persistiendo y el control de este proceso puede permanecer como un tema para toda la vida.

Quitar el dolor y al mismo tiempo mejorar la movilidad

Se puede observar de una manera impresionante como incluso en grados avanzados el dolor, que han sufrido durante tantos años las pacientes, desaparece en corto tiempo después de la operación, aunque actualmente no podemos explicar las causas del dolor en el lipedema, sabemos que este se puede eliminar después de la operación. En la mayoría de los casos, la eliminación de la típica pesadez de las piernas, de la tensión en la piel, y dolores debido a la congestión de las piernas, lleva a las pacientes a una nueva sensación de libertad en sus movimientos y a renovar sus actividades deportivas preferidas. El deporte y la activiad física ayudan a combatir el sobrepeso que se torna un problema difícil de alcanzar.

En el mejor de los casos, terminar con la necesidad de llevar medias de compresión e ir al drenaje linfático manual

La vida de la mayoría de las pacientes con lipedema está marcada por años que han tenido que llevar medias de compresión y han acudido recurrentemente a sesiones de drenaje linfático manual. Estas medidas de terapia por un lado disminuyen la calidad de vida considerablemente y por el otro, restringen la vida cotidiana gravemente. También es grandemente frustrante que pese a estos esfuerzos no se pueda aliviar el dolor y además, el tejido adiposo siga creciendo.
Si se llevara a cabo tempranamente una operación, haría que estas medidas ya no sean necesarias, sin embargo especialmente en los casos que el lipedema no se diagnostica, por muchos años hace que la enfermedad no sea tratada correctamente.
Puede ser que la tensión en los miembros inferiores por la congestión crónica haya cambiado el tejido. Y aun después de una operación exitosa puede ser necesario de vez en cuando llevar unas medias de compresión o, a veces, ir al drenaje linfático manual. Sobre todo cuando el empleo requiere estar de pie o sentada durante muchas horas. Sin embargo esta comprobado que también los grados avanzados del lipedema se pueden mejorar significativamente a través del tratamiento quirúrgico.

Mejorar la percepción de ser una mujer con relación a la forma del cuerpo, la ropa y la vida cotidiana

Por último, se debe mencionar que una liposucción tiene un gran impacto en la autoestima de la mujer. La sensación de la propia femeneidad depende de la forma del cuerpo,cuando las piernas sin contornos regresan a sus formas anatómicas. No se debería hablar de motivos estéticos para la operación. En realidad es el regreso a una «figura normal». Cuando por primera vez la mujer puede vestir prendas que no solo le quedan por el talle de su cuerpo, sino también muestran caraterísiticas de una mujer, como es ponerse botas. La baja autoestima se mejora notablemente en las mujeres, lo que tiene efecto en todos ámbitos de la vida. La autopercepción y el trato con otros en la vida personal como laboral cambian radicalmente.
Todo lo antes mencionado debería mostrarle una cosa: dedicar las fuerzas y la valentía para seguir adelante con el tratamiento quirúrgico, vale la pena. Por otro lado, nuestra meta es mantener las expectativas en el resultado exitoso de las cirugías. No se puede ni se debe prometer lo imposible. El plan de tratamiento completo se basa en la confianza en el cirujano y en la esperanza de una meta clara y alcanzable. Decepciones sobre el resultado final deberían ser evitadas antes de la operación a través de una planificación honesta y realista.
Si después de la valoración de todos los riesgos y posibilidades ha tomado la decisión de operarse, el resultado depende mucho de su confianza. ¡Bienvenido a la nueva calidad de vida!

Contacta con Nosotros

Ubicación