El lipedema es una enfermedad crónica y progresiva muy frecuente. El 5% de las mujeres son afectadas. Se caracteriza por una acumulación atípica y simétrica del tejido adiposo a nivel de caderas, muslos y pantorillas. Además, a pesar de ser menos común, en un 40% también se encuentran afectados los brazos.

Como síntomas principales del lipedema existe la pesadez e hinchazón o la aparición de edemas. Es importante recalcar que se muestra en caderas y piernas (hasta el tobillo). Del mismo modo provoca el aumento de sensibilidad al contacto de la zona en la que se padezca y debido a esta enfermedad, se produce una disminución de la elasticidad cutánea.

El Lipedema tiene muchas causas entre las que destacan algunas como los antecendentes familiares entre otras. Se trata de une enfermedad que se representa a modo de dolor en los tejidos blandos y los edemas en las piernas así como la tendencia a equimosis.

El lipedema también tiene una serie de fases. En primer lugar, se aumenta la distribución de la grasa en los glúteos y piernas de la paciente. Seguidamente, este lipedema se extiende hasta la rodilla y crean almohadillas en la cara interna de las rodillas. Seguidamente, termina extendiéndose de caderas a tobillos. La piel también sufre unas fases. De la piel de naranja en el lipedema de Grado I, se pasa a una piel con abolladuras conocidas como “síndrome de edredón”. En el lipedema más alto de Grado III, la piel sufre grandes deformaciones o colgajos.

En el 99% de las ocasiones el Lipedema lo padecen mujeres aunque, es cierto, que puede ocurrir que sea un hombre el que se encuentre afectado por dicha enfermedad. Es importante realizarse un tratamiento y que los profesionales procedan a una operación de Lipedema.

El Lipedema comienza a desarrollarse en la pubertad. No obstante, si no se procede a su tratamiento puede extenderse con el paso del tiempo.

Es bastante común que aquella persona que sufre Lipedema, tenga antecesores que también lo padecían. A pesar de padecerlo y debido al desconocimiento general que existe de esta enfermedad, seguramente no fuese tratado.

Además de los dolores generales y el aspecto que presentan las piernas, la paciente que sufre Lipedema puede llegar a tener problemas ortopédicos que pueden suponer la inmobilidad de la misma. Del mismo modo, los problemas psicológicos también son bastante comunes.

Contacta con nosotros ahora

Ubicación