Qué es el Lipedema

Definición

El Lipedema es una enfermedad crónica muy frecuente que a día de hoy afecta a un 5% de mujeres. Se trata de una acumulación atípica del tejido adiposo a nivel de las caderas, los muslos y las pantorrillas. Si hacemos referencia a las primeras apariciones y definiciones de esta enfermedad hay que mencionar a Allen y Hines que en 1940 hablaron de «Lipedema of the legs» refiriéndose a un aumento del volumen de determinados miembros asociado al aumento de peso en las mujeres. Del mismo modo hacían hincapié en que afectaba a mujeres con antecedentes familiares.

El acumulo simétrico del tejido adiposo en los miembros inferiores provoca un aumento de volumen y dolores en quien sufre Lipedema. El dolor en la palpación y la fragilidad o la aparición de hematomas son comunes en esta enfermedad. Suele afectar a los muslos y las piernas dejando libre siempre los pies. A pesar de que es menos común, también puede darse el Lipedema en Brazos siendo los dolores igual de fuertes que en las piernas.

Sintomatología y Representación

Los principales síntomas del Lipedema son:

▶ Dolor en los tejidos blandos al caminar y también en reposo.

▶ Aparición de edemas en las zonas afectadas que empeoran con el paso del tiempo. El término edema indica hinchazón en las partes del cuerpo afectadas.

       

▶ Aparición de arañas vasculares en la cara interna del muslo debido a la obstrucción de los vasos subcutáneos.

▶ Es posible que se produzca equimosis ya que existe tendencia en pacientes que sufren Lipedema. Se trata de una lesión caracterizada por depósitos de sangre localizados debajo de la piel o los denominados hematomas o moratones.

Con el paso del tiempo es posible que también se presenten problemas ortopédicos que pueden provocar que la paciente pierda movilidad llegando incluso a provocar la inmovilidad total.

Diagnóstico

Clínico

Examen físico 🏥

En primer lugar es importante que se realice un examen físico en el que se detecta de forma exhaustiva que realmente existe esa desproporción en este caso entre ambas piernas y que están ambos miembros inferiores afectados de manera bilateral y simétrica. También el Lipedema tiene como característica que la distribución de grasa se realce en los maléolos  dejando el pie libre. A esto se le denomina signo del anillo.

Como características frecuentes que debemos tener en cuenta en este examen y tras tratar con la paciente, destacamos la pesadez de miembros inferiores y la hipersensibilidad al contacto o la palpación.  En esta palpación se observarán zonas más frías y zonas de diferente textura.  Asimismo la disminución de la elasticidad en la piel o la disfunción artícular. De igual forma es habitual que se produzcan alteraciones en el apoyo plantar.

Factores agravantes ⚠

En numerosas ocasiones ocurre que el padecimiento de unas enfermedades supone un agravante para que otras se desarrollen. Entre las enfermedades o los factores agravantes para el Lipedema diferenciamos los siguientes:

Obesidad: a pesar de que no tiene por qué ir ligado al Lipedema la obesidad agrava los síntomas de las extremidades y puede producir inmovilidad. Debe estudiarse bien el peso, la talla, el IMC y otros aspectos.
Sedentarismo: los pacientes que padecen Lipedema pero que realizan bastante actividad física tienen mejores síntomas que aquellas personas que son sedentarias. De igual modo en ciertas ocasiones la falta de movilidad conlleva el sedentarismo.

Diferencial

La representación de Lipedema provoca que muchas personas lo confundan con enfermedades como la obesidad o la celulitis e incluso con el linfedema. Por ese motivo debe quedar muy clara la diferencia entre estos términos.

LIPEDEMACELULITISOBESIDADLINFEDEMA
Antecedentes FamiliaresSISI/NOSI/NOSI/NO
PielBlandaDepende del grado No alteradaDepende del estado
Género90% mujeresIndiferenteIndiferenteIndiferente
Edad de aparición PubertadIndiferenteIndiferentePuede empezar en la infancia
DolorSI NONOSI/NO
¿Solución con dieta?NOSI/NOSISI/NO
SimetríaBilateral y simétricoIndiferenteSimétricoUnilateral o bilateral
AfecciónPiernas hasta tobillosCuerpo entero Cuerpo enteroDorso del pie

Clasificación

Meier – Vollrath

Este clasifica el Lipedema según su localización anatómica:

🔶 Tipo I: destacan los depósitos grasos en pelvis, caderas y nalgas.
🔶 Tipo II: se localiza la grasa en los muslos entre nalgas y rodillas.
🔶 Tipo III: el tejido adiposo aumenta y afecta a los miembros inferiores llegando de nalgas a tobillo.
🔶 Tipo IV: se ven afectados brazos y no la parte inferior.
🔶 Tipo V: el lipedema afecta a las piernas  pero de rodilla a tobillo sin afectar al pie.

Fonder

Este clasifica el Lipedema según la forma de los miembros cuando este se padece:

🔶 Lobar: aparecen lóbulos de grasa en las extremidades inferiores, caderas y/o brazos.
🔶 Columnar: afectados miembros inferiores en forma cilíndrica o de columna.

Schmeller y Meier – Vollearth

Ambos clasifican el Lipedema según los cambios que van produciéndose a nivel cutáneo y de palpación.

🔶 Estadio l: la piel se encuentra en estado normal con un aumento del tejido celular blando en forma de nódulos que pueden palparse fácilmente.
🔶 Estadio 2: la piel no es uniforme y se convierte en piel más dura debido a la acomulación de grasa.
🔶 Estadio 3: la piel se deforma debido a la acomulación de grasa en muslos y alrededor de las rodillas. Se caracteriza por la denominada «piel de naranja»

Schingale

Este clasifica el Lipedema en cinco tipos::

🔶 Tipo I: aumento del tejido adiposo en las nalgas y los muslos.
🔶 Tipo II: extensión de Lipedema hasta las rodillas en la parte interna de las mismas.
🔶 Tipo III: se produce una extensión del Lipedema que alcanza ya desde las caderas hasta los tobillos.
🔶 Tipo IV: el Lipedema afecta a los brazos y a las piernas.
🔶 Tipo V: en este momento hablamos de Lipolinfedema en vez de Lipedema.

Pruebas complementarias


👉 Analítica
: se recomienda realizar una analítica de sangre y orina para descartar una posible astenia o inmovilidad así como hipotiroidismo).

👉 Test de Streeten: que debe realizarse después de descartar que pueda existir insuficiencia cardíaca. En este el paciente tomará 20ml de agua por cada kilo de peso corporal y deberá permanecer durante 4 horas en vertical. En este tiempo se recogerá orina y se debe medir el volumen de la pierna antes y después de realizarse.

👉 Linfocitografía: esta permite el estudio del sistema linfático y el diagnóstico del posible linfedema ya que mediante simples imágenes no puede hacerse del todo. Se trata de un método eficaz para el diagnóstico de linfedema pero no para distinguir los grados del mismo.

Métodos de diagnóstico por imagen


👉 Ecografía Bidimensional
que permite estudiar todas las características de la dermis ayudando a diferenciar el Lipedema del Linfedema. Autores como Marschall M y Schwahn – Schreiber L proponen una clasificación del lipedema partiendo de estos criterios ecográficos y diferencian:

Lipedema Leve si es de entre 12 y 15 mm.

Lipedema Moderado si es de entre 15 y 20 mm.

Lipedema Severo mayor de 20 mm.

Lipedema Grave mayor de 30 mm.

👉 Elastografía que, a través de ultrasonidos, permite observar las propiedades elásticas de los tejidos blancos y examinar sus características. Se hace referencia a esta prueba señalando que se utiliza más para el estudio del linfedema que para el lipedema como tal.

👉 Eco Doppler Color  consiste en una prueba para el estudio vascular que permite la obtención de información tanto del sistema arterial como del venoso y los tejidos para poder detectar también el panículo adiposo.  Gracias a este estudio se pueden descartar alteraciones o malformaciones en arterias y venas así como posibles trombosis, reflujos o ganglios linfáticos.

👉 Tomografía que permite obtener un patrón morfológico de la superficie corporal y de las zonas más profundas y de esta forma poder estudiar los cambios de nivel del tejido graso.

👉 Resonancia magnética que se trata de una técnica no invasiva para el paciente a través de la cual se puede valorar el tejido graso además de poder diferenciar edema de grasa. Cabe destacar que se trata de una técnica en la que para poder estudiar el tejido de buena calidad son necesarias unas estructuras y unos equipos bastante elevados en lo que a coste se refiere. Destacamos la Linfangiografía por Resonancia Magnética en la que se puede estudiar de forma no invasiva la circulación linfática en caso de dudas.

Otras técnicas complementarias


👉 Termografía de contacto: 
permite detectar los cambios de temperatura corporal en la región examinada. Es importante conocer que se trata de un procedimiento que puede sufrir variaciones ambientales y subjetivas.  Se recomienda que la paciente esté en reposo y, 20 minutos antes se encuentre en una habitación a 22º o 24º C. Las imágenes resultantes se distinguen en cuatro estadios:

🔹Estadio 0: la imagen es uniforme y presenta normalidad.

🔹Estadio I: la imagen presenta manchas en forma de edemas.

🔹Estadio II: se encuentra una alteración de la microcirculación.

🔹Estadio III: se visualiza la llamada «piel de leopardo».

🔹Estadio IV: se visualizan los denominados «agujeros negros».

👉 Densitometría por absorción de rayos X: se usa para calcular la masa ósea y, de esta forma, se pueden realizar estudios sobre la totalidad del cuerpo y así conocer la distribución regional del tejido graso. Destaca por sus ventajas entre las que señalamos la baja dosis de radiación, el tiempo de estudio (no más de 15 minutos) y la resolución de imagen alta.

👉 Determinación de la composición corporal mediante bioimpedancia: se trata deu na técnica mediante la cual se mide el porcentaje de grasa corporal. Es simple y su carácter no es invasivo. De igual modo los valores obtenidos son positivos y fiables.

👉 Técnicas de estudio de volumetría de los miembros: este tipo de pruebas son recurrentes cuando se está siguiendo el linfedema. Entre ellas destacan:

🔹La volumetría por desplazamiento de agua de la extremidad,.

🔹La perimetría por infrarrojos que emplea luz infrarroja para la medida del contorno del miembro y calcular el volumen. No suele utilizarse mucho por su elevado coste.

🔹La circometría/perimetría que se trata de la técnica más utilizada porque resulta sencilla. Consiste en la medición manual con una cinta métrica de los perímetros de las extremidades a intervalos reguladores de 2 a 4 cm. Es fundamental que los puntos que se toman sean siempre los mismos para poder realizar el seguimiento adecuado. Al realizar esta medición se pueden diferenciar claramente varios tipos de linfedema:

🔸Leve: <20% de exceso de volumen del miembro.

🔸Moderado: 20% – 40% de exceso de volumen del miembro.

🔸Grave: >20% de exceso de volumen del miembro.