El lipedema es una enfermedad considerada crónica y progresiva muy frecuente. El 5% de las mujeres están afectada. El motivo de la aparición de esta enfermedad se desconoce, pero se cree que puede darse por causas genéticas o por influencia de hormonas como el estrógeno, es por ello que no afecta a los hombres.

El 8 de mayo de 2018, la OMS incluyo el Lipedema como enfermedad en su  ICD-11 (Clasificación Internacional de Enfermedades) Para consultar  el ICD-11, clica aqui

Se trata de una alteración de la distribución de la grasa. Esta grasa se acumula de forma poco común, desproporcionada y simétrica en zonas que van desde la cadera hasta los tobillos. En numerosas ocasiones se desconoce que se trata de lipedema ya que es comúnmente confundido con la obesidad. Debe quedar claro que aunque exista lipedema, no tiene porque existir celulitis y viceversa.

Es importante matizar que esta enfermedad se representa en el dolor de los tejidos blandos en reposo o cuando se camina. Del mismo modo, este dolor se muestra en la palpación.  Es importante destacar que el lipedema se representa de cintura a bajo quedando los pies y las manos sin estar afectados. El tronco es otro de los lugares que no se muestra alterado en alguien que sufre lipedema.

Su representación se muestra sobre todo como edema en las piernas que, con transcurso del tiempo y de los días empeora. Es importante señalar que el término edema hace referencia a la hinchazón de alguna zona del cuerpo, en este caso de nalgas y piernas. También se representa a modo de (arañas vasculares) en la cara lateral interna del muslo, dadas por la presión ejercida por el tejido graso que obstruye a los vasos subcutáneos. Por último, el lipedema también tiene como consecuencia la tendencia a equimosis del paciente que lo sufre. La equimosis se entiende como una lesión subcutánea que se caracteriza por pequeños depósitos de sangre localizados debajo de la piel o la aparición de hematomas o moratones.

El lipedema es una enfermedad muy común pero al mismo tiempo muy desconocida incluso por los propios médicos. Es por ello que las pacientes que la sufren se sienten muy incomprendidas, como indica el propio Dr. Heck: 

«Descubrí que esta enfermedad afectaba a mujeres provocándoles un aumento desproporcionado en el volumen de sus miembros inferiores. Hacer dieta y practicar deporte no mejoraba en absoluto esta situación. Incluso muchas mujeres se sentían incomprendidas por los médicos. La vergüenza y su frustración eran inmensas. En muchas mujeres esto provocaba un gran sufrimiento. En aquel entonces no sospechaba que las mujeres de mi propia familia también estaban afectadas por lipedema»

Contacta con nosotros ahora

Ubicación